Retorno de vacaciones y estrés.

  

Terminaron las vacaciones para el común de los mortales y ya estamos estresándonos con sólo pensar lo que debemos hacer…: la vuelta al cole de los niños, rebajar esos kilos que no vienen en la maleta sino en nuestros cuerpos, arreglar el pelo chamuscado por sol y sal, mejorar la piel castigada, seleccionar unas pocas fotos buenas de las 200.000 que hicimos con el teléfono, subir nuestro viaje a facebook, la compra, la casa y lo más temido…., la vuelta al trabajo !!.

He tenido diversos empleos y he de confesar que cuando estaba a gusto en ellos no me suponía ningún problema volver de mis vacaciones, es más, estaba contenta y con energías renovadas para dar lo mejor de mi en tareas que me gustaban y con compañer@s agradables. Pero esto no siempre es así…. No lo ha sido para mi en ocasiones, y no lo es para muchas personas, en especial cuando las posibilidades de cambio por formación académica, experiencia profesional diversa y fortaleza psicológica para dar el paso del cambio que permitan adaptarnos a otras circunstancias,  no se dan. 

Como consecuencia de todo ello con  frecuencia se padece lo que se llama depresión postvacacional. Desde mi experiencia he de decir que esto es atribuible a alguna de estas dos circunstancias, o ambas a la vez. Tener un trabajo que no nos gusta, y/o tener compañer@s que no nos gustan, o lo que es peor…, gente tóxica incapaz de hacer bien su trabajo y que les joroba que otros puedan hacerlo dejando en evidencia sus ineptitudes. Los inéptos suelen menospreciar a los primeros. En caso de tener Jefes tóxicos, ese menosprecio puede llegar a acoso. Es más común de lo que parece, aunque aveces, como en el maltrato psicológico de violencia doméstica, es difícil de identificar por otros, resultando muy lesivo.


Lo mejor cuando un@ no está bien en su trabajo, hecho que se visualiza por padecer estrés, insomnio, irritabilidad, malestar, hablar en negativo del trabajo, bajas laborales, etc…., es cambiarlo por otro. Cambiar de trabajo no es el fin del mundo, es una ventana abierta a nuevas experiencias y posibilidades. Lo de ” más vale malo conocido que nuevo por conocer ” no es para mi un pensamiento acertado.

Atrévete a afrontar los cambios que quieras hacer en tu vida con pasión y optimismo, con la mente puesta en hacer cada día algo bueno. Los estreses y depresiones se desvanecerán y la vuelta al trabajo se convertirá en un tiempo útil en el que disfrutar y por el que además recibimos compensación económica.

Ánimo y feliz día !!

Anuncios