Bayas del Goji o cerezas del Tibet

Seguro que has oído hablar de las bayas del Goji. Desde hace unos años se han colado en nuestras vidas con más mitos que realidades. Si bien es cierto que es un alimento de calidad y aporta propiedades nutricionales nada desdeñables, no lo es más que otros de características similares y autóctonos. Pero ya se sabe…, las modas y la novedad de lo exótico hasta que se convierte en normal.

Conozcamos un poco más sobre ellas….

presentación habitual para venta

bayas del Goji

Las cerezas tibetanas del Goji, bayas del Goji ( o de Goji ) cuyo nombre científico es Lycium barbarum son frutas originarias de la zona del Tibet, similares a nuestras cerezas, que suelen comercializarse deshidratadas con una alta concentración nutritiva.

Su consumo ha aumentado enormemente en los últimos años, especialmente desde que se ha ido extendiendo los diferentes beneficios de las bayas goji, de forma que en la actualidad puede encontrarse fácilmente en muchas tiendas y supermercados.

De sabor poco agradable, suelen añadirse a ensaladas, macedonias o yogures para mejorar su palatabilidad. Aunque os aseguro que he visto fervor por su consumo a palo seco atraidos por sus ” supuestos ” beneficios para el pelo, el cutis, reducción de celulitis, mejora de las defensas, efecto detox, aporte de ácidos grasos omegas 3 y 6, mejora del sueño y la visión, energizarte, producción de esperma …, entre otros. Ay, señor…!!, el poder de la sugestión.

Macedonia aderezada con bayas del Goji

Contenido nutricional

  • Ácidos grasos: omega 3 y omega 6 en cantidades ínfimas
  • Aminoácidos, esenciales y no esenciales.
  • Betaína
  • Carotenoides, implicados en la actividad de la vitamina A.
  • Ciperona
  • Luteína
  • Minerales y oligoelementos, destacando cobre, calcio, selenio, fósforo, cromo, magnesio y potasio.
  • Vitaminas: especialmente ricas en vitaminas del grupo B (B1, B2 y B6), vitamina C y vitamina E.

Valores nutricionales de las bayas de Goji

  • Calorías por 100 gramos : 258 kcal
  • Proteínas : 11.5 g
  • Hidratos de carbono : 62 g
  • Grasas totales: 0.58 g

Al natural

Feliz día con Hábitos voy Dieta Saludables

Anuncios

Quinoa, el nutriente de los astronautas

Sabías que la quinoa forma parte importante en la alimentación de los astronautas ?.

Sabías que la quinoa es conocida como el ” trigo de los incas “?. 

Además de en Perú la encontramos en los Andes bolivianos, Colombia, Ecuador… Si hay algún otro pais de Sudamérica con producción destacada háganmelo saber para ampliar y difundir conocimiento. 

La gente ha establecido muchos mitos alrededor de la quinoa. Yo voy a ser neutral y simplemente comparen lainformación  contenida en un documento de la FAO y la OMS al respecto de las características nutricionales y juzguen. La tabla comparativa habla por si sola.

Que tengan un feliz día, 

ALIMENTOS DE ORIGEN VEGETAL: LAS HORTALIZAS Y VERDURAS FRESCAS

 

verduras-hortalizas-

Algunas verduras y frutas frescas conocidas

En nuestra dieta, los alimentos de origen vegetal tienen la misma importancia desde el punto de vista cualitativo (nutrientes que aportan) que los alimentos de origen animal. Su aportación de nutrientes al conjunto de una dieta equilibrada ha de ser la base y no hemos de dejar pasar por alto el enorme interés económico (baratos).

Además de servir para consumo en crudo, son imprescindibles como materia prima para la elaboración de muchos productos alimenticios industriales. Esto es debido a su riqueza en polisacáridos (almidón, pectinas y otros), al contenido en aceites y grasas (semillas) o al contenido en proteínas (cereales y legumbres). Además de ser aprovechados para obtener piensos para alimentación animal.

¿QUÉ SON LAS HORTALIZAS?

Las hortalizas, son plantas herbáceas hortícolas en sazón que se pueden utilizar como alimento, ya sea en crudo o cocinada; según el BOE ( Boletín Oficial del Estado ) de1967. Es decir, todos aquellos productos comestibles obtenidos en las huertas que, bromatológicamente implican el consumo de distintas partes de una planta, que no tienen sabor dulce y que son importantes en la dieta por su contenido en fibra, vitaminas y minerales.

Las verduras (“greens” o “green vegetables” en inglés) son hortalizas pero cuyas partes comestibles son las partes verdes (hojas, tallos o inflorescencias).

Las legumbres frescas son los frutos y semillas no maduros de las hortalizas leguminosas (frutos con forma de vaina). Por tanto, también se consideran hortalizas.

CLASIFICACIÓN DE LAS HORTALIZAS SEGUN EL TIPO DE PLANTA

Las hortalizas se clasifican por el tipo de planta y la parte de la planta a la que pertenecen. Botánicamente, proceden de familias diversas. También se clasifican por su presentación al consumidor (frescas, desecadas, deshidratadas o congeladas) y por su calidad comercial, que viene determinada en la legislación vigente.

Bajo el criterio TIPO DE PLANTA tenemos como ejemplos de las más conocidas y consumidas:

* FRUTOS

Berenjena (Solanum melongena, L.); Guindilla (Capsicum annuum, L., var. fasciculatum y conoides, Bailey); Maíz dulce (Zea mays, var. saccharaturn); Pimiento dulce (Capsicum annuum, L., var. grosum, Bailey); Pimiento picante (Capsicum annuum, L., var. longum, Bailey); Tomate ( Lycopersicum esculentum) cuya variedad “cherry” su nombre científico es (Lycopersicum esculentum cerasiforme).

gazpacho-andaluz-xl-668x400x80xX-350x209

El tomate toma un papel relevante en el gazpacho andaluz.

* BULBOS

Ajo (Allium sativum, L.); Cebolla (Allium cepa, L.); Puerro (Allium porrum, L.); Cebolleta francesa (Allium fistulosum, L.); Chalote (Allium ascalonicum, L.); Hinojo (Foeniculum vulgares var. azoricum).

The InfoVisual.info site uses images to explain objects.

Bulbos comunes. Todos crecen pegados al sistema radicular

* COLES

Berza (Brassica oleracea, L, var. acephala, D. C.). Bróculi o brécol (Brassica oleracea, L, var. botrytis, f. cymosa, Duch.).
Bróculi o brécol americano (Brassica oleracea, L., var. italica, Planck.).
Col de Bruselas (Brassica oleracea, L., var. gemmifera Zenker.). Coliflor (Brassica oleracea, L. var. botrytis f. cauliflora, Duch). Col de Milán (Brasscia oleracea, L., var. bullata, D. C.). Lombarda (Brassica oleracea, L., var. capitata f. D. C.).
Repollo (Brassica rubra oleracea L., var. capitata f. alba, D. C.) «Bordes» (híbridos de coliflor y de brécol).
* HOJAS Y TALLOS TIERNOS
Acedera (Rumez actosa, L.); Acelga (Beta vulgaris, L., var. cycla, L.). Berro (Nasturtium officinalis, R. Br.); Borraja (Borrago officinalis, L.); Cardo (Cynara cardunculus, L.); Endivia o endibia (Cichorium intybus, L.); Escarola (Cichorium endivia, L.); Espinaca (Spinacia oleracea, L.); Grelos (Brassica napus, L.); Lechuga (Lactuca sativa, L.); Mastuerzo (Lepidium sativum, L.).

* INFLORESCENCIAS

Alcachofa (alcaucil) (Cynara scolymus, L.)

* LEGUMBRES VERDES

Guisante (Pisum sativum, L. var. vulgare, L.); Haba (Vicia faba, L., var. mayor L.); Judía (Phaseolus vulgaris, Savi.); Tirabeque (Pisum sativum, L. var. macrocarpon, Ser.).

* PEPÓNIDES

Calabacín (Curcubita pepo, L. var. medullusa, Alef). Calabaza (Curcubita pepo, L.).
Calabaza de cidra o confitera (Curcubita máxima, Duch.). Pepino (Cucumis sativus, L.).

* RAÍCES

Achicoria (Cichorium intybus, L.)= Sinónimo de endibia o endivia; Apio (Apium graveolens, L.); Colinabo (Brassica oleracea, L., var. napobrassica, L.). Colirrábano (Brassica oleracea, L., var. caulorapa, L.). Chirivía (Pastinaca sativa, L.). Escorzonera (salsifí negro) (Scorzonera hispánica, L.); Nabo (Brassica napus, L., var. sculenta); Nabo gallego o redondo (Brassica rapa, L., var. sculenta); Rabanito (Raphanus sativus, L., var. radicula); Rábano (Raphanus sativus, L., var. Alba); Remolacha de mesa (Raphanus sativus, L., var. Cruenta, L.); Salsifí (Tragopogon porrifolius, L.); Zanahoria (Dacus carota L., var. sativa, D. C.).

* TALLOS JÓVENES
Apio (Apium graveolens, L.). Espárrago de huerta y triguero (Asparagus officinalis, L.).

COMPOSICIÓN QUÍMICA DE LAS HORTALIZAS

  • Desde un punto de vista botánico, las hortalizas, al ser tejidos vegetales presentan células con una pared primaria rígida compuesta por celulosa, hemicelulosa y sustancias pécticas. Los orgánulos subcelulares típicos de los vegetales, los cloroplastos, contienen el pigmento responsable de la fotosíntesis (clorofila) que da color verde a las plantas. Las vacuolas, contienen agua, sustancias disueltas tales como vitaminas hidrosolubles, pigmentos hidrosolubles (flavonoides), sales orgánicas e inorgánicas, azúcares y compuestos ricos en azufre.
  • Desde el punto de vista bromatológico:
  1. El AGUA es esencial, estando presente en la pared celular, dentro de las células y entre ellas. De hecho, es el nutriente mayoritario de las hortalizas (entre el 80-90% del peso total).
  2. Entre el 3-20% del RESIDUO SECO  lo componen los HIDRATOS DE CARBONO destacando los polisacáridos de reserva como el ALMIDÓN, la inulina, además de los ya mencionados constituyentes de la pared celular vegetal (la fibra bruta puede suponer hasta el 1%), pero también se encuentran mono- y oligosacáridos.
  3. Los COMPUESTOS NITROGENADOS (1-5% de la materia seca) incluyen a las proteínas, aminoácidos no proteicos y aminas libres. La mayoría de las proteínas son enzimas o bien inhibidores enzimáticos. Las enzimas tienen funciones importantes en la formación de aromas, la alteración de las hortalizas y la modificación de su color.
  4. Los LÍPIDOS apenas hay, están escasamente representados (0,1-0,9% del e.s.t.) por triglicéridos, fosfolípidos y glucolípidos. Por su mayor importancia, destacan los carotenoides (licopeno del tomate, capsantina de los pimientos, luteína en el pimiento verde, cucurbitacinas en calabazas y pepinos…).
  5. Las VITAMINAS principales son los carotenos (precursores de vitamina A), vitamina B1 y vitamina C. El contenido y composiciónde vitaminas de las hortalizas es variable, según el tipo y según el clima.
  6. Los MINERALES más abundantes son: potasio, calcio, sodio, magnesio, fósforo y cloro.

En su composición destacan también:

Los ácidos orgánicos (oxálico, málico, cítrico), aunque con menor contenido que en las frutas, compuestos fenólicos (ácido para-hidroxicinámico, ácido p-hidroxibenzóico, flavonoles, flavonas y antocianos);

Las sustancias aromáticas (isotiocianatos, tiocianatos, disulfuros, entre los más destacados);

Los compuestos bociógenos -antinutrientes- (rodanida, tiooxazolidonas, goitrina);

Otros pigmentos, además de clorofila y carotenos, tales como antocianos o betalaína presente en remolacha y setas.

Compuestos funcionales (fructoligosacáridos, licopeno, compuestos azufrados, carotenoides, glucosinolatos antioxidantes…).

IMPORTANTE: El valor nutritivo de las hortalizas radica en su aporte de minerales, vitaminas y fibra a la dieta, por ser alimentos de bajo valor energético y pobres en proteínas.

ALTERACIONES QUE PUEDEN SUFRIR LAS HORTALIZAS

Las hortalizas y verduras frescas son alimentos muy perecederos, por su alto contenido en agua y porque su deterioro puede iniciarse desde el momento de la cosecha, o incluso antes. Durante el periodo de cultivo, las plantas pueden verse afectadas por el clima, tratamientos inadecuados, plagas, o por carencias minerales o hídricas. Tras la recolección, algunas se conservan muy poco tiempo (hortalizas de hoja verde, tomates, judías verdes, pepinos, guisantes, etc) y otras (tubérculos y raíces) se conservan varios meses, siempre que la manipulación y las condiciones de almacenamiento (temperatura, humedad relativa, tiempo, renovación del aire) sean las apropiadas.

Tras la cosecha, los tejidos de la hortaliza siguen respirando (produciendo CO2). Las hortalizas, al igual que las frutas, se pueden recolectar con diversos grados de madurez antes de ser almacenadas (Vaclavik, 2002). Existen hormonas vegetales y enzimas que controlan los procesos de maduración de las hortalizas (y frutas) antes de la recolección pero también después de la misma.

Durante el almacenamiento los principales tipos de alteraciones que pueden sufrir las hortalizas, en función del agente alterante, son:

1. Microbiana o vírica: alteraciones fúngicas (producidas por hongos), bacterianas o víricas. Predominan las primeras. El pH bajo de algunas hortalizas retrasa su deterioro por los microorganismos; aun así, es frecuente la aparición de podredumbres específicas de cada tipo de hortaliza. Cualquiera de estas alteraciones afectará al valor nutritivo de las hortalizas y por extensión, a su calidad y a su aptitud tecnológica (depreciación comercial). Ejemplo, alteración del brócoli

Captura de pantalla 2015-03-15 13.06.38

Coliflor con infección bacteriana del género Pseudomonas

El CAE ( Código Alimentario Español ) establece condiciones para que el almacenamiento y el transporte sean correctos.

2. Enzimática (autolisis =autodestrucción): se produce por la activación de enzimas endógenas que actúan en la etapa post-cosecha; las células pierden agua a través de la pared, las membranas celulares se separan de las paredes y las células pierden turgencia y los tejidos de la hortaliza se vuelven menos firmes. Si se producen roturas de las membranas, se liberan enzimas que atacan las paredes celulares, causando una pérdida de consistencia. Esto es fácilmente apreciable en hortalizas tipo acelgas, espinacas, lechugas donde la tiesura o no de las mismas nos da el grado de frescura que poseen.

Por otra parte, algunas enzimas específicas provocan reacción de oxidación de compuestos fenólicos cuando las hortalizas sufren cortes o golpes y los tejidos quedan expuestos al oxígeno del aire, lo que lleva a un pardeamiento enzimático oxidativo de la zona afectada que se evidencia por la aparición de manchas negras o pardas. También fácilmente detectable a simple vista al escoger los productos en los puntos de venta.

Algunas enzimas también serán responsables de reacciones que afectan o alteran el aroma (lipoxigenasas, proteasas…) y el color (peroxidasas, lipoxigenasas, clorofilasas…) de las hortalizas, producen una disminución del contenido en vitamina C (ácido ascórbico oxidasa) o del contenido en carotenos, degradan el almidón y aumentan el contenido en ácidos libres (Cid Canda, 2000).

3. Debida a agentes físicos: se incluyen aquí la manipulación y/o conservación inadecuadas (exceso de humedad, falta de renovación del aire, temperatura inapropiada, tiempo prolongado de almacenaje, magulladuras durante el transporte o el almacenamiento) o el ataque producido por insectos, como las más relevantes causas de alteración. Este tipo de alteración, favorece la aparición de los dos tipos anteriores.

Las mejores condiciones para conservar las hortalizas son mediante el uso de la refrigeración y de condiciones de humedad relativa alta del aire (80-95%). También es frecuente emplear envasado en atmósferas controladas o modificadas, combinado o no con el empleo de vacío.

¿ CUÁLES SON LOS PARAMETROS DE CALIDAD DE LAS HORTALIZAS?

La calidad de las hortalizas podríamos decir que se gesta desde su cultivo; si éste se realiza y se controla de manera adecuada, la recolección se lleva a cabo cuando corresponde y el posterior almacenamiento es el apropiado según el fin al que se destinen las hortalizas, se podrá obtener mayor calidad en la materia prima en cuestión.

  • Los parámetros de calidad a observar en las hortalizas frescas son:

1. Características organolépticas, que son indicativas de su grado de frescura y de madurez:

Color externo (dependerá de la variedad y del grado de madurez). Aroma (ausencia de aromas extraños).

Textura o firmeza, consistencia (indicativa del grado de madurez y de la aptitud para el mecanizado).

Tamaño y forma: existen normas de calidad específicas para determinar las categorías comerciales en función de estos parámetros.

Benefícios-da-Acelga

Acelga tersa, hidratada, de buen color, hojas completas, sin pardeamiento  enzimático. Nos indica frescura del producto.

2. Defectos: evaluar si existen defectos genéticos, fisiológicos (por carencias nutritivas de la planta), presencia de golpes, manchas, ataques de insectos, contaminación por hongos o bacterias (contaminación con patógenos de origen fecal), presencia de restos de tierra, materia vegetal o materias extrañas (grado de limpieza), etc.

3. Composición nutricional: humedad, sólidos insolubles en agua, sólidos insolubles en alcohol, sólidos solubles, acidez, densidad, fibra, relación azúcares/ácidos (Cid Canda, 2000).

4. Variedad de la hortaliza: algunas son más apreciadas comercialmente que otras pero esto tiene más que ver con apetencias personales, culturales e incluso modas. Ya sabemos que uno de los inconvenientes que tienen la mayoría de los padres es que sus hij@s coman frutas y verduras. Es conveniente educar en unos hábitos que incorporen verduras y hortalizas desde la más tierna infancia para que su dieta sea completa y equilibrada y por tanto gocen de un desarrollo óptimo.

 

 

mal comedor

¿Verdura…?. OH, no !!.                                                                                                            Si esto ocurre, algo hacemos mal y conviene corregirlo cuanto antes.

Feliz semana,

Gª Santos